TALLER DE INGENIERÍA COMERCIAL

Aprende y genera estrategias comerciales

Cámara de Comercio de Guadalajara

29 y 30 de noviembre de 2019

cómo destrabar la comercialización

Más allá de la labor de ventas, una empresa debe trabajar también en otras funciones para consolidar mejores resultados en sus negocios.

No es suficiente con contratar vendedores y ponerlos a recorrer rutas y visitar prospectos. Se requiere un poco más que esto para incrementar los beneficios económicos de una empresa.

Tal como las operaciones del área técnica requieren estructura y procesos, así también la comercialización requiere de aquello que llamamos ingeniería comercial.

En este curso desarrollarás estrategias comerciales efectivas que te permitirán alcanzar metas más atractivas y sostenibles en el tiempo. Tu empresa saldrá beneficiada con el fortalecimiento de distintas funciones propias de una Dirección Comercial.

Objetivos del curso:

·         Aplicar en tu empresa soluciones que potencien la comercialización y escalen los resultados del negocio.

·         Generar estrategias que puedan ser aplicadas de forma inmediata para tu próximo ciclo de ventas

Contenido

·         El proceso completo de la comercialización

·         Los apoyos al proceso de comercialización

·         Estrategias de relaciones públicas

·         Estrategias de publicidad y promoción

·         Manejo de canales comerciales

·         Estructura del sistema de ventas

·         Manejo de inteligencia comercial

·         Manejo de la experiencia del cliente

·         Administración de las ventas

Curso dirigido a:

Empresarios, directores de empresa, así como a directivos o gerentes del área comercial.

Fechas:   viernes 29 y sábado 30 de noviembre de 2019.

Horario: viernes de 4 a 9 PM y sábado de 9 a 2 AM

Sede: Cámara de Comercio de Guadalajara- Salón Jalisco

Av. Vallarta 4095, Don Bosco Vallarta, 45000 Zapopan, Jal.

Inversión: $ 5,000.00 MN

Precio especial por inscripción anticipada y por grupos.

Informes: 33 3667 5157

www.indiceconsultores.mx

La construcción interrumpida de la empresa

La empresa es como un edificio que se construye y luego se utiliza para que te dé un servicio.
faro y nave
Emprender es comenzar desde la idea y luego los planos, hasta construir ese edificio y luego comenzar a usarlo. Esta es la primera y única construcción que el emprendedor ha hecho, y quizás sea la última que haga en su vida, es decir no tiene la experiencia de haber construido otras más, ni una visión a largo plazo con respecto al desarrollo de otros muchos emprendimientos (o construcciones), a diferencia de un arquitecto que sí tiene la experiencia y la visión de construir muchas edificaciones.
Imagina que es tu casa y estás invirtiendo tus recursos y tu tiempo para construirla, sin todos los conocimientos requeridos, pero ya quieres y necesitas habitarla o utilizarla. Así es que te mudas ahí cuando tienes medio concluidas algunas áreas que te parecen vitales. Por ejemplo cocina y recámara con su baño. Lo haces con la idea de que ya irás construyendo las demás áreas (que ni sabes cómo deben ser ni cómo deben funcionar).
Es importante tener presente que cada área cumple con una función esencial, pero que todas las áreas se interconectan entre sí para cumplir con una función integrada como casa completa.
Hablo de construir porque pienso en la arquitectura, pero sobre todo en la ingeniería (no como profesión sino como función) como un recurso necesario para instaurar una empresa de la manera más funcional posible. Con la ingeniería se crean sistemas (como el eléctrico, el hidráulico, el de ventilación, etc.).
Es muy claro para el que emprende, que sería imposible arrancar una empresa si no se tiene un producto o un servicio que ofrecer, lo que lo lleva a la manera como va a preparar y entregar ese producto o servicio. Así es que la ingeniería del producto y del proceso de adquisición o preparación es casi inevitable.
Y de la venta se supone que es algo que se da de manera muy sencilla (sin mucha ciencia o ingeniería). Parecería que es muy simple, tan solo se trata de ofrecer o exhibir el producto, como se te ocurra, no importa, suponemos que con eso basta. En todo el edificio faltó ciencia, pero una de las áreas que se dejó de construir y se dejó apenas improvisada y con muy poca o nada de ciencia (es decir ingeniería), justo es el área de la comercialización.
Faltan componentes y funciones que no se consideraron:
  • inteligencia o manejo inteligente de la información del exterior y el interior
  • proceso de creación, mejoramiento y aprovechamiento de las relaciones, basadas en la confianza y el mutuo beneficio
  • desarrollo, mejoramiento e innovación constante de la propuesta de valor
  • gestión o aseguramiento de la mejor experiencia posible para el cliente
  • estructuración y control de un proceso sistemático de las ventas (es decir metódico y programado)
  • maneras diversas y probadas de darse a conocer como empresa e impulsar sus productos y servicios
  • gestión de la marca y la imagen pública de la empresa, así como de sus productos y servicios
  • los esquemas de gestión y compensación de quienes colaboren en las labores de promoción y venta (empleados o externos)
Estos y otros componentes deberían integrarse con otros dos que resultan fundamentales:
  • estrategia general y estrategias particulares de comercialización (para todos su componentes)
  • estructura o acomodo de todos los componentes para que interactúen con la mayor potencia posible (es decir de manera sinérgica)
Para concluir podemos decir que al emprender nos aseguramos de construir de mejor manera aquello que se convierte directamente en gastos y que se refiere a la operación empresarial (la zona de egresos), pero nos olvidamos de construir con mucho cuidado el área comercial que también puede verse como operación, esencialmente esto nos lleva hacia la zona de ingresos.
Octubre de 2019
Guillermo Pérez
Director de Competitividad en Índice Consultores

¿Qué papel juega la consultoría en mi empresa?

Piensa en la empresa como una nave o un barco, es decir, como un transporte que puede llevarte hacia un mejor futuro.

Es muy importante ver a la empresa como un medio que sirve para conseguir cosas. La empresa está al servicio de las personas, empezando por ti. Y para que funcione mejor es necesario que establezcas con claridad cuáles son las cosas quieres que te ayude a conseguir, así puedes contar con un mejor medio o vehículo para llegar al destino fijado.

En principio, la empresa debe ofrecer al empresario los resultados que espera lograr a nivel personal, además debe hacer posible el aseguramiento de beneficios para aquellos que se impliquen con su funcionamiento, ya sea que se trate de colaboradores, clientes, proveedores, socios o la familia. Esto no es tan sencillo como parece porque no siempre se tienen las condiciones ideales ni se cuenta con los recursos suficientes, además de que se presentan constantemente cambios en la realidad donde se encuentra operando la empresa.

Para que funcione como un buen medio y así se pueda llegar al destino planteado, se requiere que la empresa funcione de la mejor manera posible, que evolucione y vaya teniendo adaptaciones. Ya que el camino va cambiando con el tiempo y cada vez se presentan nuevas exigencias, la empresa no puede continuar siendo igual, ante una realidad que cambia.

Para que logres los resultados que deseas, debes mejorar y modificar los medios con los que cuentas. La empresa es un medio, nada más y nada menos, por ello debe cuidarse como una nave o un vehículo que vale justamente por el servicio que nos presta. Si quieres llegar a la cima, no puedes pretender seguir un camino llano o plano. En la medida que avanzas y subes, necesitas hacer cambios, aplicar distintos recursos y estrategias.

Adicionalmente, no solo es un medio, la empresa también es un bien, ya que se convierte en tu capital o patrimonio, con un valor económico determinado, el cual puede subir o bajar, dependiendo del trato que le brindes. Cuando le das cuidados idóneos tu empresa no pierde su valor, sino que incluso aumenta de valor y funcionalidad.

Considera la consultoría como una alianza y un servicio que te debe ayudar a mantener y a mejorar el desempeño de tu empresa como medio para llegar a donde pretendes, para ti y para los que tienen que ver con ella, además que la consideres también como algo que te ayuda a incrementar su valor como patrimonio.